Make your own free website on Tripod.com

En español  
                            Classroom website


II
GACELA DE LA TERRIBLE PRESENCIA

Yo quiero que el agua se quede sin cauce.
Yo quiero que el viento se quede sin valles.

Quiero que la noche se quede sin ojos
y mi corazón sin la flor del oro.

Que los bueyes hablen con las grandes hojas
y que la lombriz se muera de sombra.

Que brillen los dientes de la calavera
y los amarillos inunden la seda.

Puedo ver el duelo de la noche herida
luchando enroscada con el mediodía.

Resisto un ocaso de verde veneno
y los arcos rotos donde sufre el tiempo.

Pero no me enseñes tu limpio desnudo
como un negro cactus abierto en los juncos.

Déjame en un ansia de oscuros planetas,
¡pero no me enseñes tu cintura fresca!

                                               Federico García Lorca

 

DESAHUCIO

Ángeles malos o buenos,
que no sé,
te arrojaron en mi alma.
Sola,
sin muebles y sin alcobas,
deshabitada.
De rondón, el viento hiere
las paredes,
las más finas, vítreas láminas.
Humedad. Cadenas. Gritos.
Ráfagas.
Te pregunto:
¿cuándo abandonas la casa,
dime,
qué ángeles malos, crueles,
quieren de nuevo alquilarla?
Dímelo.

                                             Rafael Alberti

 

BEATO SILLÓN

¡ Beato sillón! La casa
corrobora su presencia
con la vaga intermitencia
de su invocación en masa
a la memoria. No pasa
nada. Los ojos no ven,
saben. El mundo está bien
hecho. El instante lo exalta
a marea, de tan alta,
de tan alta, sin vaivén.

Jorge Guillén

 

LA FUENTE GRANDE O DE LAS LAGRIMAS

(ENTRE ALFACAR Y VIZNAR)

Mi corazón reposa junto a la fuente fría.

(F.G.L.)

Ay, fuente de las lágrimas,

ay, campos de Alfacar, tierras de Viznar.

El viento de la noche,

¿por qué os lleva la arena, y no la sangre?

¿por qué entrecorta el agua cual mi llanto?

No le digáis al alba vuestro luto,

no le quebréis al día su esperanza

de nardo y verde sombra;

pero en la noche aguda,

sesgada por el dalle de los vientos

que no olvidan, llorad, llorad conmigo.

Llora, tú, fuente grande,

ay, fuente de las lágrimas,

Y sed ya para siempre mar salobre,

oh campos de alfacar, tierras de Viznar.

                                                Dámaso Alonso

 

 

LA POBRE VIEJECITA

 

Érase una viejecita

Sin nadita que comer

Sino carnes, frutas, dulces,

Tortas, huevos, pan y pez

Bebía caldo, chocolate,

Leche, vino, té y café,

Y la pobre no encontraba

Qué comer ni qué beber.

Y esta vieja no tenía

Ni un ranchito en que vivir

Fuera de una casa grande

Con su huerta y su jardín

Nadie, nadie la cuidaba

Sino Andrés y Juan Gil

Y ocho criados y dos pajes

De librea y corbatín

Nunca tuvo en qué sentarse

Sino sillas y sofás

Con banquitos y cojines

Y resorte al espaldar

Ni otra cama que una grande

Más dorada que un altar,

Con colchón de blanda pluma,

Mucha seda y mucho olán.

Y esta pobre viejecita

Cada año, hasta su fin,

Tuvo un año más de vieja

Y uno menos que vivir

Y al mirarse en el espejo

La espantaba siempre allí

Otra vieja de antiparras,

Papalina y peluquín.

Y esta pobre viejecita

No tenía que vestir

Sino trajes de mil cortes

Y de telas mil y mil.

Y a no ser por sus zapatos,

Chanclas, botas y escarpín,

Descalcita por el suelo

Anduviera la infeliz

Apetito nunca tuvo

Acabando de comer,

Ni gozó salud completa

Cuando no se hallaba bien

Se murió del mal de arrugas,

Ya encorvada como un tres,

Y jamás volvió a quejarse

Ni de hambre ni de sed.

Y esta pobre viejecita

Al morir no dejó más

Que onzas, joyas, tierras, casas,

Ocho gatos y un turpial

Duerma en paz, y Dios permita

Que logremos disfrutar

Las pobrezas de esa pobre

Y morir del mismo mal

 

                               Rafael Pombo

 

¡Gracias por su visita!      home         Hit Counter
This website is planned to coordinate with 
¡En español!
published by McDougal Littell and 

¡Claro que sí!
published by Houghton Mifflin.
 Please report broken links to Ann Ramsey:     
RamseyA@usd204.k12.ks.us  
Bonner Springs High School, Bonner Springs, Kansas